domingo, 17 de septiembre de 2017

Las Señas de Panurgo

Pantagruel es el primer libro de Rabelais sobre relatos de gigantes escrito en el siglo XVI, el Gargantúa es el segundo. Aunque, siguiendo el orden cronológico de la trama suele leerse este último antes que el primero, ya que Gargantúa es el padre de Pantagruel.
Del Pantagruel, me sorprendió la forma de manejar el lenguaje (supongo que en francés es mucho más interesante), la sátira, el humor, las puteadas, lo escatológico y fisiológico, y los tremendos banquetes que hasta el día de hoy se recuerdan con su nombre como adjetivo.
De su gran capítulo XIX acerca de otro personaje llamado Panurgo, que transcribo a continuación, voy a necesitar que se tomen unos minutos de lectura atenta y espero comentarios al respecto a ver si me orientan, ya que a mí me generó más dudas que certezas. Dejo unos dibujos explicativos que, lejos de aclarar parecen oscurecer.
Creo también que algún buen samaritano debe hacer un video explicando todo esto.


DE CÓMO PANURGO DEJÓ CORRIDO AL INGLÉS 
QUE ARGUMENTABA POR SIGNOS

Entonces, asistiendo y escuchando todo el mundo en perfecto silencio, el inglés levantó las dos manos al aire, bien alto, por separado, cerrando las extremidades de los dedos en una forma que se llama en chinonés culo de pollo, y golpeó las uñas de una mano con las de la otra cuatro veces. Luego las abrió, y golpeó las palmas de las manos, la una contra la otra, con un sonido estridente; después las juntó de nuevo como antes, las chocó dos veces, y volvió a abrirlas cuatro veces. A continuación las volvió a poner juntas y extendidas, la una cerca de la otra, como si estuviese rezando a Dios devotamente.
🙌
🙏

Panurgo al punto levantó al aire la mano derecha y luego se metió el pulgar de la misma en la ventana de la nariz del mismo lado, teniendo los cuatro dedos extendidos y apretados en su orden, en línea paralela a la arista de la nariz, cerrando totalmente el ojo izquierdo, y mirando de reojo con el derecho, bajando profundamente la ceja y el párpado.

👃
😉

Luego levantó en alto la izquierda, apretando fuerte y extendiendo los cuatro dedos y levantando el pulgar, y la mantenía en línea correspondiendo exactamente a la posición de la derecha, con una distancia entre ambas de un codo y medio. Hecho esto, con la misma posición bajó ambas manos hacia la tierra, y finalmente las mantuvo en la mitad, como apuntando directamente a la nariz del inglés.


-Y Mercurio – dijo el inglés.
En esto Panurgo lo interrumpió diciendo:
-¡Habéis hablado, máscara!.
Entonces el inglés hizo este signo: levantó la mano izquierda bien abierta en alto, al aire; luego cerró en un puño sus cuatro dedos, con el pulgar extendido apoyado en la aleta de la nariz. Acto seguido levantó la derecha totalmente abierta y totalmente abierta la bajó, colocando el pulgar en el lugar en que se plegaba el dedo meñique de la mano izquierda, y movía lentamente en el aire los cuatro dedos de la misma. Luego al contrario hizo con la derecha lo que había hecho con la izquierda, y con la izquierda lo que había hecho con la derecha.


Panurgo, no extrañado de esto, tiró al aire su trismegista bragueta con la izquierda, y con la derecha sacó de ella un trozo de costilla bovina blanca y dos pedazos de madera con la misma forma, uno de ébano negro y el otro de la madera de Brasil encarnado, y se los puso entre los dedos de la misma en buena simetría, y chocándolos juntos, hacía un ruido como el que hacen los leprosos en Bretaña con sus tablillas, aunque sonaba mejor y más armonioso; y con la lengua contraída en la boca tarareaba alegremente, sin dejar de mirar al inglés.

(Nota del editor: representación censurada, no lo repitan en su casa)

El inglés por esto no se asustó, levantando las dos manos al aire, las mantuvo de tal forma que con los tres dedos mayores formó un puño cerrado, y pasaba los pulgares entre los dedos índice y corazón , y mantenía los dedos auriculares extendidos, presentándolos así a Panurgo, y luego los acopló  de modo que el pulgar derecho tocaba el izquierdo y el meñique izquierdo tocaba el derecho.


Ante esto, Panurgo, sin decir palabra, levantó las manos e hizo este signo. Con la mano izquierda unió la uña del dedo índice con la uña del pulgar, formando en medio una especie de anillo, y con la mano derecha formaba un puño cerrado con todos los d👀edos, excepto el índice, el cual metía y sacaba varias veces entre los otros dos mencionados dedos de la mano izquierda, luego extendió el dedo índice y corazón de la derecha, separándolos lo más posible y dirigiéndolos hacia Taumasto,


luego ponía el pulgar de la mano izquierda sobre el rabillo del ojo izquierdo, extendiendo toda la mano como un ala de pájaro o una aleta de pez, y moviéndola muy graciosamente hacia aquí y hacia allá, y lo mismo hacía con la mano derecha sobre el rabillo del ojo derecho.


Taumasto empezó a palidecer y temblar, y le hizo este signo.
Con la mano derecha golpeó con el dedo cordial el músculo de la palma de la mano que está bajo el pulgar, luego formó con el dedo índice de la derecha un anillo semejante al de la izquierda, pero puso por debajo y no por encima, como hacía Panurgo.

Entonces Panurgo golpea las manos, la uno contra la otra, sopla en las palmas. Esto hecho, pone de nuevo el dedo índice de la mano derecha en el anillo de la izquierda, sacándolo y metiéndolo varias veces. Luego sacó la barbilla, mirando atentamente a Taumasto.
👏

La gente, que nada entendía de estos signos, comprendió bien que con éste preguntaba a Taumasto, sin decir palabra, “¿Qué queréis decir con esto?”.
De hecho, Taumasto, empezó a sudar la gota gorda, y parecía totalmente un hombre sumido en una profunda reflexión. Luego se decidió y puso todas las uñas de la mano izquierda contra las de la derecha, abriendo los dedos en forma de semicírculos, y subía las manos todo lo que podía, al hacer este signo.
😓

Entonces Panurgo se puso de repente el pulgar de la mano derecha debajo de las mandíbulas y el auricular de la misma mano en el anillo de la izquierda, y así hacía castañear los dientes muy melodiosamente, los de abajo contra los de arriba.

😠

Taumasto, con gran esfuerzo, se levantó pero al levantarse se tiró un gran pedo de panadero, pues lo gordo vino después, y meó muy fuerte vinagre, y apestaba como todos los diablos; los asistentes empezaron a taparse la nariz, porque él se ciscaba de ansiedad, entonces levantó la mano derecha, cerrándola de tal manera que reunía la punta de todos los dedos juntos, y se puso la mano izquierda abierta en el pecho.
🙋
👊

Al punto Panurgo sacó su larga bragueta con su copete y la extendió un codo y medio; y la sostenía en el aire con la mano izquierda, y con la derecha tomó su naranja, y tirándola al aire siete veces, a la octava la escondió en el puño de la derecha, manteniéndola en alto muy quieto; luego empezó a sacudir su hermosa bragueta, mostrándola a Taumasto.

(Nota del editor: representación censurada, no lo repitan en su casa)

Tras ello Taumasto empezó a hinchar las dos mejillas como un gaitero y soplaba como si inflase una vejiga de cerdo.

A lo que Panurgo se puso un dedo de la mano izquierda en el agujero del culo, y con la boca aspiraba el aire como cuando se comen ostras de su concha, o cuando se sorbe la sopa, 

(Nota del editor: representación censurada, no lo repitan en su casa)

hecho lo cual abrió un poco la boca y con la palma de la mano derecha se golpeaba, produciendo así un gran ruido profundo, como si viniese de la superficie del diafragma por la arteria de la tráquea, y lo hizo dieciséis veces. 
✋👄

Pero Taumasto seguía resoplando como una oca.
Entonces Panurgo se puso el dedo índice de la mano derecha en la boca, apretándolo muy fuerte con los músculos de la boca, luego lo sacaba y al sacarlo hacía un gran ruido, como cuando los niños tiran con una cerbatana de saúco bellos pedazos de nabas; y lo hizo nueve veces.
👉👄

Entonces Taumasto exclamó:
-¡Ah señores, el gran secreto! ¡Ha metido la mano hasta el codo!
Luego sacó un puñal que llevaba, sosteniéndolo con la punta hacia abajo. En esto Panurgo tomó su larga bragueta, y  la sacudía cuanto podía contra sus muslos; luego se  puso las dos manos unidas en forma de peineta sobre la cabeza, sacando la lengua todo lo que podía, y poniendo los ojos en blanco como una cabra moribunda.
🙆

-¡Ah, entiendo! – dijo Taumasto – pero, ¿qué? – haciendo un signo en el que se ponía el mango del puñal contra el pecho y sobre la punta ponía la palma de la mano, volviendo un poco los extremos de los dedos.
A lo que Panurgo bajó la cabeza del lado izquierdo y puso el dedo corazón en la oreja derecha, elevando el pulgar hacia arriba. 
Luego cruzó los dos brazos sobre el pecho, tosiendo cinco veces, y a la quinta golpeando el suelo con el pie derecho, después levantó el brazo izquierdo, y cerrando todos los dedos en un puño, se puso el pulgar contra la frente, gopeándose con la mano derecha seis veces el pecho.
🙇
🚶

 Pero Taumasto, no contento con esto, se puso el pulgar de la mano izquierda en la punta de la nariz, cerrando el resto de la mano.

Entonces Panurgo se puso los dos dedos de en medio a ambos lados de la boca, estirándosela cuanto podía y mostrando todos sus dientes, y con los dos pulgares se bajaba fuertemente los párpados, haciendo una mueca bastante fea, según les parecía a los asistentes.



Entonces se puso de pie Taumasto, y quitándose el bonete de la cabeza, dio las gracias a Panurgo en voz baja.

31 comentarios:

  1. Algún cráneo en letras, por favor que me oriente. Cualquier información aclaratoria será bien recibida.
    Así os saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola, Frodo:
    No conocía el personaje de Panurgo, así que no te puedo facilitar ninguna información: todo lo que sé de él, ha sido gracias a esta lectura amena.
    Eres puro ingenio y tu creatividad es desbordante: tu inclusión de los preclaros dibujos explicativos es una delicia.
    Un abrazo, Frodo.

    P.D. No se me ha olvidado que te he prometido una enninación sobre cartas de tarot, es que estoy con la mente muy dispersa.
    Rocanrol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nino.
      Muchas gracias por los elogios, son demasiado.
      Tal vez los dibujos no alcanzan y es necesario un video, pero los actores invitados no se prestaron para el evento.

      No te preocupes por la enninación, hay tiempo.

      Abrazo grande!

      Eliminar
  3. Fijate por acá:
    https://books.google.com.ar/books?id=4i4RDQAAQBAJ&pg=PT1136&lpg=PT1136&dq=las+señas+entre+panurgo+y+taumasto&source=bl&ots=6Mf0wHHCwe&sig=J23iuj3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la intención Moscón, pero no alcanza. Me hacen falta detalles.
      Al menos veo que en ese texto se hace la misma comparación que más abajo hace El Oso.

      Abrazo grande!

      Eliminar
  4. Hola, Frodo
    Yo tampoco conocía a Panurgo. Me ha resultado interesante lo que cuentas.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Éowyn.
      Que bueno que así sea.
      Abrazo para vos también!

      Eliminar
  5. Me he quedado con Gargantúa, porque me ha traído recuerdos universitarios. Hice un trabajo sobre las evidentes contradicciones de Rabelais sobre su estatura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía esa particularidad física de Rabelais, y causa mucha gracia que haya escrito cinco libros sobre gigantes.
      ¿habrá pasado hambre también?

      Abrazo Macondo... abrazo de un basquetbolista frustrado por falta de centímetros.

      Eliminar
  6. si se puso el dedo en el culo, debería haberse lavado con jabon y cepillo. antes de ponerselo en la boca.
    asqueroso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nilda, disculpe si no le doy la mano.

      De gracias a que fue su propia boca y no la ajena, y viceversa con el culo.
      Pudo haber sido peor.

      Gracias por tu atenta lectura

      Eliminar
  7. Es fácil de entender Frodo. Son franceses. Punto.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  8. Genial! Una vez me lo mostraron y no entendí un soto. Y me contuve de buscar de qué se trataba (aún no lo sé) porque disfrutaba imaginando a los tipejos en esa situación. Además me recordaba a la discusión por señas de Arcipreste de Hita, que se convirtió en un cuento de gallegos más genial aun.
    Sigo sin buscar significados, es delicioso así como está, para mí.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez esa sea la clave, sentir y disfrutar, y no tratar de entender más allá. Pero, entre nos, yo creo que hay algunos significados ocultos detrás de todo esto, algo esotérico.
      Estuviste muy bien al mencionar a Arcipreste de Hita, no conocía esa historia.
      ¡Ahora espero por el chiste!...

      Abrazo de hacerse fuerte atrás, Oso!

      Eliminar
  9. estimado, en cuanto salga de este intríngulis laboral en que me hallo inmerso por las leyes del azar prometo analizarlo.
    y prometo hacerlo reproduciendo todas esas señas para entenderlo mejor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero por ello entonces, f
      y si reproducís las señas, espero video subido a youtube. Será todo un éxito.

      Abrazo!

      Eliminar
  10. ¡Cómo les gusta el humor escatológico a los franceses! Tengo una edición bilingüe de Gargantua y Pantagruel y me encanta esa parte en que el amigo de Pantagruel Panurgo expone su lenguaje corporal al sabio Taumasto.
    Abrazos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Miquel, no había capítulo en que Rabelais no metiera bocado escatológico (si me permite la descarada metáfora).
      Esa edición puede ser interesante, lástima que en francés me saco un cero.
      Abrazo!

      Eliminar
  11. Panurgo
    te he leido
    Y no entiendo mucho.....
    Aprendo cada vez que vengo.
    Y sonrío
    un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias
      Reco
      por pasar
      y comentar

      Beso

      Eliminar
  12. No tengo ni idea quién es Panurgo, es la primera vez que lo descubro en tu blog, así que te agradezco nos lo muestres y cuentes.

    Un beso enorme, amigo Frodo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco yo que pases y comentes María. Ya volveré a la carga con algo menos extraño.

      Beso!

      Eliminar
  13. Está divertida y entretenida la decodificación, eso sí, un poco larga. Volveré para seguir con la lectura.
    salute!

    pd: escuchaste este fragmento?
    https://radiocut.fm/audiocut/el-mister-nos-lee-el-arte-de-tirarse-pedos/#f=search&l=result
    creo te va a gustar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente cierto. Es entretenida pero un poco larga para un post. Aunque por otro lado, reducirla hubiese sido un crimen.

      ¿Que si me gusta? Me encanta!
      ¡Qué fenómeno el Indio!
      ¡Justo fue a leer El Diario!. No se si recordás esta entrada que hice hace no mucho tiempo Serafín

      https://frodorock.blogspot.com.ar/2017/04/libros-marcados-diario-de-un-genio.html

      Ahí también hago referencia a "El arte de tirarse pedos"

      Abrazo grande. Gracias por el link, no lo conocía

      Eliminar
  14. Al igual que María Perlada es todo nuevo para mí. Interesantes mudras en todo caso!
    Y los gigantes existieron eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno que lo definas como mudra, Nocturno.
      Si lees el libro hay un capítulo donde demuestra cómo llegaron:

      ...que engendró a Pocapicha
      que engendró a Grangaznate
      que engendró a Gargantúa
      que engendró a Pantagruel...

      Abrazo!

      Eliminar
  15. Me has hecho reír de lo lindo, aunque la mitad de la lectura me he perdido y no he podido imaginar del todo lo que estaban haciendo con las manos. Complicado, muy complicado xDDD
    Buenísimo, no lo conocía. Concuerdo en que necesitamos que algún youtuber nos haga la representación de la escena.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un capítulo muy divertido, no es algo con lo que uno se cruce todos los días, leyendo. También es cierto que es complicado, y largo para ser un post también. Pero no lo podía acortar, tenía que presentar el capítulo así, completo.
      Qué bueno que lo hayas conocido acá y que te haya gustado Cyn
      Esperamos por ese youtubre.

      Abrazo!


      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Muy bien Lampi, y en una palabra:
      ¡Rock and Roll!

      Eliminar