lunes, 9 de junio de 2014

Rock & Gol (Todos atrás y Dios de 9)

Ahora que tenemos el Mundial encima hablaremos de la relación entre la música y el balompié. Pequeños ejemplos veloces: el tango por momentos le ha dedicado temas al fútbol (el mejor ejemplo es “El sueño del pibe”). En el plano internacional hubo varios músicos jugadores de fútbol, quizás en este caso el mejor ejemplo es Rod Steward de quien se dice que estuvo a prueba en el Barcelona o Bob Marley, que sufrió la lesión en un potrero, lesión que lamentablemente luego lo llevaría a la muerte. Los Die Toten Hosen han invertido guita para salvar a su equipo, el Fortuna Dusseldorf. Y por ahí también anda Sabina, que cuando puede le dedica unas líneas al fútbol.
En Argentina durante la década de los noventa se dio un noviazgo entre el fútbol y el rock. Impulsadas por el efecto Maradona, muchas bandas le dedicaron temas e hicieron menciones a él en sus letras y al mismo tiempo al fútbol. Jugadores como el Mono Burgos o el Rifle Pandolfi han colgado los botines para tocar una viola y otros como el Lobo Cordone solían saltar el alambrado del campo de juego a la tribuna de un show. Muchas bandas han participado de programas de fútbol como “Hay equipo” e incluso han demostrado ser buenos. Las bengalas invadieron los recitales y los trapos con logos y frases de rock, los partidos. Al mismo tiempo en las tribunas de fútbol se cantan temas de música y en los shows se alienta a las bandas con canciones de la cancha. Lo que se dice: el Aguante.

--------------------------------------------------

Hoy hablaremos de una banda de los noventa que fue una especie de padrino de este noviazgo, Los Caballeros de la Quema.

Oriundos de Morón, la tierra del Gallito, su estilo proponía la “futbolización” del rock. El líder de la banda, Iván Noble suele hacer mención en sus letras al fútbol, tan intensa era la relación de la banda con la redonda que describían su estilo como “Rock Medina Bello” (¿cabe que aclarar quién es y sus particularidades como jugador?). Desde el comienzo de la banda Iván escribió letras con referencias futboleras, en uno de sus primeros temas dice que un Domingo Muerto es aquel en el que “prendés la radio y Boca es un desastre, 2 a 2 con Mandiyú” y esto nos ubica en una época pretérita en que éste club de Corrientes no solo existía sino que además podía amargar el fin de semana a los equipos grandes. Como esta podemos encontrar al menos unas veinte canciones con menciones al mejor deporte, en muchas hablará de “gambetear” o de “empatar”, y por ejemplo en el tema Casi Nadie dice que “mejor es callejear, poner un wing y apurar”, en Huelga de Princesas dirá que habrá que “afilar el olfato de goleador”. En Macho Chaparrón “Me mandaron al arco y no puedo volver”, en No hay “Tantos campeones besando remeras prestadas” y en No me despaches así “solo frente al arco me enredé de nuevo los pies”. En el tema Zapping (entre canal y canal): “aguanta Diego, saca pecho y se calza la 10”.

En su primer video oficial, el del tema Carlito, se puede apreciar un poster de Diego en la sala de ensayo de la banda.

En el video de Avanti Morocha sobre el final se ve a unos pibitos jugando con una pelota y en Hasta estallar Iván anda con una casaca del Milan.

Pero vayamos a los más característicos, aquellos en que la mención al fútbol es fundamental para la composición del tema. En Romulo y Remo el grito de gol es el enganche para pasar al estribillo. Gol gol golgolgol gogol gol gogo go gool ¡Goool!. El gran tema ¿Qué pasa en el barrio? hará mención a “Los domingos de tuco y de cancha” y que siempre hay “un Maradona en algún potrero”. Malvenido termina con la frase “siempre listos para cabecear y nunca nos cobran un puto corner”.
En fin, en el video de Basta para mi se puede apreciar la postura de la banda. Un trapo sobre la batería, la letra en que se le pide la hora al referí, y el aguante futbolístico.


El tema que describe todo lo que venimos hablando sobre el fútbol y la banda. Tema que desde el título ya nos pone en una situación filosófico-futbolística de la vida. Ese "partido chivo que jugamos todos abajo y nuestro Dios... siempre en orsai".


Cada vez que Iván Noble presentaba a la banda sobre el escenario, la iba nombrando como a una formación de fútbol. El batero era el arquero de la banda, los guitarristas los wines, y demás.

En entrevistas, presentaciones de disco, programas de radio o lo que sea, suele dejar un par de anécdotas de fútbol, ya sea como jugador o como lector del juego. Entre las mejores anécdotas se encuentra la de haberse ido a probar a Ferro en los 80 (con el consabido rechazo) y el gol servido que se erró en la bombonera repleta, en un partido organizado por la Fundación Pupi Zanetti. Dice que todavía siente el uuhh de la tribuna y que es una oscura mancha que lo perseguirá durante toda su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario