domingo, 11 de mayo de 2014

Mi Pasión por Legião II (Dois)

Hablaremos hoy del segundo disco de la mejor banda brasilera. Fue titulado “Dois” no sólo por ser el segundo que editaron sino también por la intención, descartada finalmente, de que sea un álbum doble que iba a llamarse “Mitología e intuición”. A los copados de la discográfica no le hizo mucha gracia que el disco tuviera gran cantidad de canciones -¡y menos que fueran dos!- por lo que muchas quedaron fuera (algunas serían editadas en su tercer álbum), dando como resultado este popular y exitoso disco de 12 canciones; y que, subiéndome al tren del éxito, es también mi preferido.
Con este disco la banda alcanza sus mayores ventas y a la vez se afianza en cuanto a su sonido. Se alejan un poco del  post punk de Londres que habían desarrollado en su primer álbum y comienzan a pisar el terreno de lo que será el sonido típico de Legião Urbana de ahí en más, esa mezcla de rock and roll con ganchos folk y una pizca de bossa y otra de blues. La banda estaba conformada por Renato Russo en voz y guitarra rítmica, Dado Villa-Lobos en guitarra principal, Marcelo Bonfá en batería y Renato Rocha en bajo, quién grabaría el tercer álbum con la banda para luego abandonarla. La tapa nos muestra la misma austeridad que el disco blanco de los Beatles (aquel que es disco doble), y se parece más a una cubierta de libro.

 El gran salto de este disco lo da Renato Russo como poeta, a partir de acá sus letras van a ser las verdaderas protagonistas. Dejará numerosas metáforas, alegorías y alusiones a hechos históricos, y claro, como el nombre de la banda lo indica, por lo general se ocupará de temas metropolitanos, de cuestiones que atañen a las grandes ciudades pero que, acompañadas de este nuevo sonido hará de esta banda única en Brasil (recordemos que no es el sonido característico del país a los ojos del resto del Mundo, para quienes Brasil significa samba, bossanova o el estilo de rock de Paralamas).
El disco fue lanzado a mediados de 1986 y abre con una radio mal sintonizada donde la música de Legião se mezcla con algunos pasajes de la Internacional Socialista. Inmediatamente se da paso al primer tema del disco “Daniel na cova dos leões” (Daniel en la cueva de los leones). El tema hace referencia a una relación sexual (y probablemente a la homosexualidad de Renato, esa que a mediados de los ochenta era todavía difícil de aceptar y que debía tratar en forma discreta). El tema trata sensaciones de afecto, complicidad, incertidumbre, placeres y aceptaciones, y las relaciona con un pasaje bíblico del Antiguo Testamento: “Daniel en la Fosa de los Leones”, aquel que, temeroso de Dios y leal súbdito del Rey Darío es engañado y condenado por traición y por ello, arrojado a la fosa de los leones. Entre Dios y estas bestias muertas de hambre serán quienes definan su destino, comérselo vivo o no, algo así como una ordalía (por más que insistan no les voy a contar el final). Más de uno notará la pinta de pastor evangélico o de maestro divertido de catequesis que tenía Renato y no le sorprenderá que se ocupe de temas bíblicos, pero las palabras que usa no bajan línea directa, sus letras son siempre una metáfora, un poema de algo cotidiano.

En las propias palabras de Renato “el tema habla de alguien que está acorralado y tiene que demostrar algo”, como tener que lidiar con una sexualidad que no es aceptada. En las frases finales nos dirá que a pesar de que hay un camino fácil muchas veces optamos por el difícil.
Hago nuestro tu secreto más sincero

y desafío el instinto disonante
La inseguridad no me ataca cuando me equivoco
Y tu momento se convierte en mi instante
y tu temor de tener miedo a tener miedo
No hace de mi boca una confusión
tu cuerpo es mi espejo y en ti navego
y sé que tu corriente no tiene dirección.

Pero tan cierto como el error de ser barco a motor

E insistir en usar los remos,
es el daño que el agua hace cuando uno se ahoga
y el salvavidas no está allá, porque no lo vemos.

El segundo tema es “Quase Sem Querer” (Casi sin querer). Una canción que si se la escucha con atención Quase no necesita traducción, tiene un estribillo simple “Ya no me preocupo si no se por qué / a veces lo que veo casi nadie ve / y se que vos sabés / casi sin querer / que veo lo mismo que vos ves” y por momentos tiene frases tan bien construidas que lo hacen un tema muy interesante “Cuantas chances desperdicié / cuando lo que más quería / era probarle a todo el mundo / que yo no necesitaba / probar nada a nadie”. El ritmo comandado por la variedad de guitarras será típico en la banda a partir de este disco y de este tema. Este video no es oficial de la banda, está hecho por un fanático.
El tercero es un tema que por el ritmo podía haber formado la lista de temas del primer álbum, el bajo toma protagonismo como no lo hará en todo este disco aunque las texturas y capas de diferentes guitarras aparecerán y desaparecerán a lo largo del tema. El título en inglés “Acrilic on Canvas” (Acrílico sobre tela) da pie para un tema que usa como alegoría el trabajo de hacer una pintura para referirse a una relación amorosa. La canción está repleta de frases como “Te trabajé en luz y sombra”, “hice pinceles con tus cabellos”, “Preparé mi tela con pedazos de sábanas que no llegamos a ensuciar”, “el marco lo hice con madera de la ventana de tu cuarto” o “con las lágrimas que no jugaron con vos destilé aceite de lino”.
El cuarto tema es “Eduardo e Mónica”. Sin muchos prolegómenos diré que es uno de los temas más famosos de Legião. Relata la vida de una pareja común y corriente a lo largo de los años, con el estilo bossa-folk que caracterizaba a Renato en su etapa de trovador anterior a formar Legião. Es casi una improvisación, pero luego de escucharlo varias veces es imposible modificarle alguna parte de la letra, ¡hasta creo que puedo cantar en portugués!
E os dois se encontravam todo dia

E a vontade crescia, como tinha de ser


Una empresa telefónica brasilera hizo un video para una publicidad con este tema conmemorando el aniversario 25 de la canción, y supieron aprovechar la letra e introducir el asunto de las comunicaciones telefónicas. Lo bueno es que tiene una excelente traducción al español, al mismo tiempo que la letra se ve fielmente reflejada en imágenes. Así que los dejo en buenas manos.

 Antes de uno de los grandes éxitos de la banda hay una pausa instrumental a modo de oasis dentro del disco, titulada “Central do Brasil” que hace referencia a la estación central ferroviaria de Rio de Janeiro. Y de ahí nomás tomamos carrera para saltar con “Tempo Perdido”. El tema más rockero del disco, y que fue referencia para un film que salió hace poco en Brasil sobre la vida de Renato Russo (“Somos tan Jóvenes”). Es un clásico del rock brasilero, con frases para que la cante cualquier torcida o para hacer pogo en cualquier parte del planeta. Tiene un video oficial y por suerte está perfectamente traducido. El video nos muestra una TV con rockeros y personajes famosos en plena juventud, el divino tesoro. Imiten el inicio y suban el volumen que este es, sin dudas, el himno de la banda:

En "Metropole" nos ponemos un poco más oscuros y punks. Tema que tratará la injusticia, la violencia, represión, la locura de vivir en las ciudades donde las “órdenes son órdenes”, la sangre no es mertiolate, los accidentes serán satisfechos por televisión y es difícil andar sin documentos. No por casualidad el tema termina con la guitarra distorsionada, el bajo a pleno y la batería el palo. Prosigue "Plantas embaixo do Aquario" que es otro de los que podía haber formado parte del primer álbum. Así como “Soldados” o el tema “O Reggae”, en el estribillo nos pide a gritos que ¡no dejemos empezar la guerra!.
La improvisación de Renato y todo el blues aparecen con "Musica Urbana 2". Otro de los que se entiende perfecto y que parece una zapada, pero que hoy en día no se le puede cambiar un verso de lugar. “No hay mentira ni verdades aquí, sólo hay Música Urbana”. Casi como si la banda se definiría a sí misma, todo a cargo del trovador, el señor Renato Russo y del fan que hizo este video.
La letra de "Andrea Doria" retrata dos jóvenes que pierden la fe en cambiar algo, el mundo quizás. Nos hablará del fracaso, de lo imposible de hacer milagros y de la tristeza de aceptarlo o la terquedad de no aceptar algo. El tema habla también de la falsedad, del mundo de la hipocresía y de que siempre se esconde algo pero que a la vez siempre se tiene un dejo de esperanza. Pero lo más interesante y llamativo para analizarlo es el título. Andrea Doria ¿Quién es o fue Andrea Doria? Bueno, fue un navegante italiano del Siglo XVI. Si nos quedamos con eso pareciera no haber conexión, pero hete aquí que también se bautizó así a un transatlántico que se hundió frente a las costas de EEUU en la década del cincuenta y creo que a este hundimiento hace referencia el tema. De todos los barcos italianos de la época el Andrea Doria era el más caro, seguro y lujoso, era el orgullo del país que intentaba recuperarse después de la Segunda Guerra Mundial. Al igual que el Titanic se hundió por un error humano (chocó con un barco sueco) aunque en este caso la gran mayoría de los pasajeros se salvaron, falleciendo 51 personas. Entonces, tomando en cuenta el título en este sentido la canción nos estaría hablando de un naufragio, de una ilusión que se viene a pique. Renato la canta casi susurrando y sus propios coros son suaves, casi como dichos al oído, la canción apenas se va sale de ese ritmo pero hacia sobre el final se irá hundiendo muy de a poco... de a poco... poco. Cierra por todos lados.
El tema "Fábrica" es el primero que escuché de Legião, gracias a la gran versión punkrock, mucho más veloz y sin teclados que hizo Attaque 77 y que está traducida al español en forma perfecta. La de Legião nos prepara para el final del disco. Trata del mundo obrero en las ciudades modernas, de todos esos que tienen el cielo color ceniza y que sólo quieren justicia y trabajar en paz. Tema para dedicar el 1ero de mayo, ¿hay algo más urbano que esto?.
"Indios" cierra este discazo. El tema, traducido o no, se deja entender. Colonización, barbarie, el “quisiera al menos una vez” como frase que encabeza cada estrofa y un Dios que queda triste al ritmo hipnótico de las guitarras (y con vendavales de fondo), la defensa de una tierra Latinoamericana devastada que quedó sufriendo todo lo que pasó y que ocurre desde hace cinco siglos. Acá va traducido.


Este fue "Dois", a mi entender, el mejor disco de la banda. Volveré pronto con la tercer entrega de esta Pasión llamada Legião Urbana, y que ninguna barrera idiomática podrá frenar.
URBANA LEGIO OMNIA VINCIT.

6 comentarios:

  1. no escuché los youtubes como para opinar, y quiero hacerlo bien... pasaba para dejarte este link para q lo veas porque pienso que te puede interesar... abrazo....

    http://rodrigoestudiaderecho.blogspot.com.ar/2014/04/el-indio-solari-patricio-rey-y-sus.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, no está mal lo que dice, aunque está mucho mejor el enlace al posteo de Il Corvino, se la jugó bastante más y tiene un análisis más interesante. Se me va a hacer imposible no comentarle algo.

      Abrazo!

      Eliminar
    2. creo que tmb lo había visto ese enlace pero recuerdo que no hablaba tan bien del Indio o algo así y no te lo quise pasar por eso ja... puede ser? salu2 master...

      Eliminar
    3. si es así, pero en algunas cosas tiene mucha razón. Por ejemplo en que en los recitales de los 80 el Indio estaba mucho más relajado, la pasaba mucho mejor y en los 90 con las presiones de que en sus shows habia siempre quilombo e infiltrados que arruinaban todo; bajaba mucha línea, daba consejos de como comportarse y pedía a todos calma, al igual que lo hace en su etapa solista (y creo que Skay lo sufrió aún más, y he ahi uno de los motivos de la separación, más allá de la guita, los intereses y las diferencias artísticas).

      reseñas como esas serán siempre bienvenidas.
      Muchas gracias!

      Eliminar
  2. Ya lo había leido, volví a pasar. No olvidemos nunca la recomendación de todos los discos: ouça no volume máximo. Abraço

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que así sea Tío Lampi,
      Urbana Legio Omnia Vincit
      Abraço

      Eliminar