domingo, 17 de septiembre de 2017

Las Señas de Panurgo

Pantagruel es el primer libro de Rabelais sobre relatos de gigantes escrito en el siglo XVI, el Gargantúa es el segundo. Aunque, siguiendo el orden cronológico de la trama suele leerse este último antes que el primero, ya que Gargantúa es el padre de Pantagruel.
Del Pantagruel, me sorprendió la forma de manejar el lenguaje (supongo que en francés es mucho más interesante), la sátira, el humor, las puteadas, lo escatológico y fisiológico, y los tremendos banquetes que hasta el día de hoy se recuerdan con su nombre como adjetivo.
De su gran capítulo XIX acerca de otro personaje llamado Panurgo, que transcribo a continuación, voy a necesitar que se tomen unos minutos de lectura atenta y espero comentarios al respecto a ver si me orientan, ya que a mí me generó más dudas que certezas. Dejo unos dibujos explicativos que, lejos de aclarar parecen oscurecer.
Creo también que algún buen samaritano debe hacer un video explicando todo esto.


DE CÓMO PANURGO DEJÓ CORRIDO AL INGLÉS 
QUE ARGUMENTABA POR SIGNOS

Entonces, asistiendo y escuchando todo el mundo en perfecto silencio, el inglés levantó las dos manos al aire, bien alto, por separado, cerrando las extremidades de los dedos en una forma que se llama en chinonés culo de pollo, y golpeó las uñas de una mano con las de la otra cuatro veces. Luego las abrió, y golpeó las palmas de las manos, la una contra la otra, con un sonido estridente; después las juntó de nuevo como antes, las chocó dos veces, y volvió a abrirlas cuatro veces. A continuación las volvió a poner juntas y extendidas, la una cerca de la otra, como si estuviese rezando a Dios devotamente.
🙌
🙏

Panurgo al punto levantó al aire la mano derecha y luego se metió el pulgar de la misma en la ventana de la nariz del mismo lado, teniendo los cuatro dedos extendidos y apretados en su orden, en línea paralela a la arista de la nariz, cerrando totalmente el ojo izquierdo, y mirando de reojo con el derecho, bajando profundamente la ceja y el párpado.

👃
😉

Luego levantó en alto la izquierda, apretando fuerte y extendiendo los cuatro dedos y levantando el pulgar, y la mantenía en línea correspondiendo exactamente a la posición de la derecha, con una distancia entre ambas de un codo y medio. Hecho esto, con la misma posición bajó ambas manos hacia la tierra, y finalmente las mantuvo en la mitad, como apuntando directamente a la nariz del inglés.


-Y Mercurio – dijo el inglés.
En esto Panurgo lo interrumpió diciendo:
-¡Habéis hablado, máscara!.
Entonces el inglés hizo este signo: levantó la mano izquierda bien abierta en alto, al aire; luego cerró en un puño sus cuatro dedos, con el pulgar extendido apoyado en la aleta de la nariz. Acto seguido levantó la derecha totalmente abierta y totalmente abierta la bajó, colocando el pulgar en el lugar en que se plegaba el dedo meñique de la mano izquierda, y movía lentamente en el aire los cuatro dedos de la misma. Luego al contrario hizo con la derecha lo que había hecho con la izquierda, y con la izquierda lo que había hecho con la derecha.


Panurgo, no extrañado de esto, tiró al aire su trismegista bragueta con la izquierda, y con la derecha sacó de ella un trozo de costilla bovina blanca y dos pedazos de madera con la misma forma, uno de ébano negro y el otro de la madera de Brasil encarnado, y se los puso entre los dedos de la misma en buena simetría, y chocándolos juntos, hacía un ruido como el que hacen los leprosos en Bretaña con sus tablillas, aunque sonaba mejor y más armonioso; y con la lengua contraída en la boca tarareaba alegremente, sin dejar de mirar al inglés.

(Nota del editor: representación censurada, no lo repitan en su casa)

El inglés por esto no se asustó, levantando las dos manos al aire, las mantuvo de tal forma que con los tres dedos mayores formó un puño cerrado, y pasaba los pulgares entre los dedos índice y corazón , y mantenía los dedos auriculares extendidos, presentándolos así a Panurgo, y luego los acopló  de modo que el pulgar derecho tocaba el izquierdo y el meñique izquierdo tocaba el derecho.


Ante esto, Panurgo, sin decir palabra, levantó las manos e hizo este signo. Con la mano izquierda unió la uña del dedo índice con la uña del pulgar, formando en medio una especie de anillo, y con la mano derecha formaba un puño cerrado con todos los d👀edos, excepto el índice, el cual metía y sacaba varias veces entre los otros dos mencionados dedos de la mano izquierda, luego extendió el dedo índice y corazón de la derecha, separándolos lo más posible y dirigiéndolos hacia Taumasto,


luego ponía el pulgar de la mano izquierda sobre el rabillo del ojo izquierdo, extendiendo toda la mano como un ala de pájaro o una aleta de pez, y moviéndola muy graciosamente hacia aquí y hacia allá, y lo mismo hacía con la mano derecha sobre el rabillo del ojo derecho.


Taumasto empezó a palidecer y temblar, y le hizo este signo.
Con la mano derecha golpeó con el dedo cordial el músculo de la palma de la mano que está bajo el pulgar, luego formó con el dedo índice de la derecha un anillo semejante al de la izquierda, pero puso por debajo y no por encima, como hacía Panurgo.

Entonces Panurgo golpea las manos, la uno contra la otra, sopla en las palmas. Esto hecho, pone de nuevo el dedo índice de la mano derecha en el anillo de la izquierda, sacándolo y metiéndolo varias veces. Luego sacó la barbilla, mirando atentamente a Taumasto.
👏

La gente, que nada entendía de estos signos, comprendió bien que con éste preguntaba a Taumasto, sin decir palabra, “¿Qué queréis decir con esto?”.
De hecho, Taumasto, empezó a sudar la gota gorda, y parecía totalmente un hombre sumido en una profunda reflexión. Luego se decidió y puso todas las uñas de la mano izquierda contra las de la derecha, abriendo los dedos en forma de semicírculos, y subía las manos todo lo que podía, al hacer este signo.
😓

Entonces Panurgo se puso de repente el pulgar de la mano derecha debajo de las mandíbulas y el auricular de la misma mano en el anillo de la izquierda, y así hacía castañear los dientes muy melodiosamente, los de abajo contra los de arriba.

😠

Taumasto, con gran esfuerzo, se levantó pero al levantarse se tiró un gran pedo de panadero, pues lo gordo vino después, y meó muy fuerte vinagre, y apestaba como todos los diablos; los asistentes empezaron a taparse la nariz, porque él se ciscaba de ansiedad, entonces levantó la mano derecha, cerrándola de tal manera que reunía la punta de todos los dedos juntos, y se puso la mano izquierda abierta en el pecho.
🙋
👊

Al punto Panurgo sacó su larga bragueta con su copete y la extendió un codo y medio; y la sostenía en el aire con la mano izquierda, y con la derecha tomó su naranja, y tirándola al aire siete veces, a la octava la escondió en el puño de la derecha, manteniéndola en alto muy quieto; luego empezó a sacudir su hermosa bragueta, mostrándola a Taumasto.

(Nota del editor: representación censurada, no lo repitan en su casa)

Tras ello Taumasto empezó a hinchar las dos mejillas como un gaitero y soplaba como si inflase una vejiga de cerdo.

A lo que Panurgo se puso un dedo de la mano izquierda en el agujero del culo, y con la boca aspiraba el aire como cuando se comen ostras de su concha, o cuando se sorbe la sopa, 

(Nota del editor: representación censurada, no lo repitan en su casa)

hecho lo cual abrió un poco la boca y con la palma de la mano derecha se golpeaba, produciendo así un gran ruido profundo, como si viniese de la superficie del diafragma por la arteria de la tráquea, y lo hizo dieciséis veces. 
✋👄

Pero Taumasto seguía resoplando como una oca.
Entonces Panurgo se puso el dedo índice de la mano derecha en la boca, apretándolo muy fuerte con los músculos de la boca, luego lo sacaba y al sacarlo hacía un gran ruido, como cuando los niños tiran con una cerbatana de saúco bellos pedazos de nabas; y lo hizo nueve veces.
👉👄

Entonces Taumasto exclamó:
-¡Ah señores, el gran secreto! ¡Ha metido la mano hasta el codo!
Luego sacó un puñal que llevaba, sosteniéndolo con la punta hacia abajo. En esto Panurgo tomó su larga bragueta, y  la sacudía cuanto podía contra sus muslos; luego se  puso las dos manos unidas en forma de peineta sobre la cabeza, sacando la lengua todo lo que podía, y poniendo los ojos en blanco como una cabra moribunda.
🙆

-¡Ah, entiendo! – dijo Taumasto – pero, ¿qué? – haciendo un signo en el que se ponía el mango del puñal contra el pecho y sobre la punta ponía la palma de la mano, volviendo un poco los extremos de los dedos.
A lo que Panurgo bajó la cabeza del lado izquierdo y puso el dedo corazón en la oreja derecha, elevando el pulgar hacia arriba. 
Luego cruzó los dos brazos sobre el pecho, tosiendo cinco veces, y a la quinta golpeando el suelo con el pie derecho, después levantó el brazo izquierdo, y cerrando todos los dedos en un puño, se puso el pulgar contra la frente, gopeándose con la mano derecha seis veces el pecho.
🙇
🚶

 Pero Taumasto, no contento con esto, se puso el pulgar de la mano izquierda en la punta de la nariz, cerrando el resto de la mano.

Entonces Panurgo se puso los dos dedos de en medio a ambos lados de la boca, estirándosela cuanto podía y mostrando todos sus dientes, y con los dos pulgares se bajaba fuertemente los párpados, haciendo una mueca bastante fea, según les parecía a los asistentes.



Entonces se puso de pie Taumasto, y quitándose el bonete de la cabeza, dio las gracias a Panurgo en voz baja.

sábado, 9 de septiembre de 2017

Las Puertitas

La rutina me invita todos los días a atravesar unas 35 puertas (las conté ayer). Lo que de lunes a viernes daría unas 175, y si le sumáramos las del fin de semana, unas 1000 mensuales aproximadamente. En ninguno de estos umbrales ocurrió algo que fuera mínimamente sorprendente. Al menos esta semana.

-------------------------------------

Pero el Señor López, un oficinista pusilánime, maduro, petiso, gordo, tiranizado por su jefe, atormentado por sus compañeros, vigilado y castigado por sus vecinos, maltratado por su fea y gruñona esposa, dominado por los medios; al atravesar tan solo la puerta de cualquier baño se traslada al mundo de la fantasía, a otros mundos. En el mismo tenor que los sueños, a veces es placentero, algunas otras la mayor de las pesadillas, y casi siempre algo muy extraño de interpretar.

Con una economía narrativa notable, Carlos Trillo como guionista y Horacio Altuna dibujante, realizaron este hito de la historieta argentina (llamala cómic si te va). Como verán en este ejemplo azaroso tiene mucho humor, algo de miedo... hay mucho miedo en esta historieta:


Según las dos recopilaciones que tengo, son 38 historias, se leen en un par de horas, pero están ahí siempre esperando para ser hojeadas. La estructura no cambia demasiado: una cabecera que se condice con la trama, y cinco páginas en las que en un principio algo rutinario o asfixiante le ocurre al Sr. López, por lo que decide correr y meterse al baño. Al atravesar la puerta viaja al mundo fantástico de tal manera que al regresar al "mundo real", por una puerta cualquiera de salida, su cosmovisión se verá alterada.
La variedad en la trama podía encuadrarla en una historieta erótica, de aventuras, histórica, o simplemente algo diario, urbano.
Se dice que fue construida como denuncia a la dictadura militar y la falta de libertad de expresión. Como verán también tiene mucha crítica social y política:


Les recomiendo que consigan las dos recopilaciones y las lean toda de un tirón, o si prefieren pueden hojearla toda vez que concurran corriendo al baño.
¡Es un portal a otro mundo!
La piden así:

lunes, 28 de agosto de 2017

La Tara Digital

Tara Digital
Óleo sobre tela
90 x 80 cm



domingo, 20 de agosto de 2017

La Caprichosa

¿Por qué Frodo junta aquí todas estas disímiles canciones sin tangos ni etiquetas?









Lo que tu comentario tardará en aparecer será inversamente proporcional a tu acierto.

sábado, 12 de agosto de 2017

De Pura Criatura

Esta criatura cumple siete. No hoy, sino pasado mañana.
No es hora de retrospectiva, sino de preguntarnos ¿A dónde va? ¿por qué y para qué?
La pregunta exacta de los últimos meses es ¿Qué hace aún creciendo y con ganas de jugar?

La respuesta que fui ensamblando coincidió con algo que escuché del amigo Dolina en varias de las presentaciones por el aniversario treinta de su programa de radio (el mejor programa de radio) pero creo, aplica a este sitio:

"Finalmente hago esto para combatir y evitar la soledad. Encontré una pertenencia, unos amigos nuevos, unas ansias nuevas, con más claridad que lo que obtuve en otros supuestos grupos de pertenencia: la familia, los amigos de antes, los trabajos que tuve... todo eso me hacía sentir más solo que cuando estaba en mi pieza. Acá encontré una pertenencia verdadera, encontré que algunos compartían las preguntas que yo tenía para hacer, compartían los temas obsesivos y querían ver cómo yo me relacionaba con esos asuntos. Así es que empecé a estar un poco menos solo.
[...]
Acá la soledad es de la siguiente naturaleza: cuando escucho o veo un programa cualquiera y veo que están hablando de personas que de la noche a la mañana han pasado a ocupar el centro de la atención mediática... ¡yo me siento solo! siento que me están dejando afuera. Y cuando en esos mismos programas nunca pero nunca jamás atienden ni por un segundo cosas que para mí son centrales, también me siento solo. De esa soledad estoy hablando, del que se siente marginado por una pulsión mediática que pasa inevitablemente por otras rutas que no son las mías.
Entonces ¿por qué no construir yo mismo un foro? mi propio canal de comunicación en donde ya no me sienta tan solo, en donde quizás se juntan tres o cuatro que sienten lo mismo... "


Él hizo un programa con público presente, una experiencia teatral por radio. Nosotros acá estamos aún yirando, mandándonos mails, pintando, escribiendo, comentando, leyendo, escuchando.

A la salud de los que tuve la suerte de conocer personalmente y a los aún virtuales también.
¡A vuestra salud! ¡Larga vida a sus sitios!



Presiento que este año la criatura puede empezar a ponerse CaPRichOsa...

domingo, 30 de julio de 2017

El Señor de las Barajas XIII (Internacional)

Hordas de buscadores de Barajas callejeras van agrandando esta sección. Las fronteras se difuminan, la Revolución se aproxima
¡Uníos!


Nuestro contacto en Barcelona, Borgo (artista antes llamado Miquel) nos ha enviado esta instantánea. Y de la Nada a la Gloria, ha pasado de no encontrar ni una carta a conseguir un mazo completo. En sus palabras: "Sin estrenar, conserva el celofán y el precinto. Además podés ver las típicas baldosas de Barcelona (panots, en catalán) diseñadas por Gaudí".

No conforme con eso unos días después me envía la siguiente, encontrada en la puerta de un restaurante chino. "El seis tiene relación con los viajes y los corazones con la vida amorosa. Creo que me volveré a Buenos Aires..." (la frase se puede finalizar sólo con su autorización).

Otro de nuestros corresponsales en España, Manolo, amo y dueño de Amalgama express hizo llegar dos postales con las siguientes aclaraciones de puño y letra en el reverso
"Por fin encontré una, en una jardinera junto al Ayuntamiento del pueblo donde vivo, llamado Peligros. Se ve que en los pueblos conservan algo mejor los juegos clásicos, que van perdiendo terreno frente a las consolas y celulares"

"Esta segunda la encontró mi hija Blanca, a la que ya tengo aleccionada para que me avise si encuentra alguna. En esta ocasión, en el borde de una piscina en la zona estival de Salobreña (una carta de un juego muy popular aquí llamado Uno)".

Nuestro francotirador en México D.F., Sergio de I´m not the answer, I´m the question, disparó con puntería desde el Metro de su Ciudad.



Y desde la zona austral de Chile, desde Punta Arenas, nuestro espía Nocturno de Por el Gusto de Escribir me envía este gran audio con la lectura de mi Tarot. Uds. sacarán sus conclusiones, yo le sigo dando vueltas y más vueltas al asunto...
video


 ¡Muchas gracias hermano!


-----------------------------------

Vamos  ahora con las Barajas Industria Nacional

Desde la República de Villa Fiorito (los pagos del Diego), la amiga Nilda del Sirenas ahogadas en Vodka me mandó este hermoso regicidio:

Antes de mostrar mis nuevos hallazgos debo aclarar que encontré muchas por mi barrio gracias a los largos paseos con Pepito (gran sabueso entrenado especialmente para la caza de barajas). Lo que me deja como corolario que las cartas ¡están ahí! ¡en la calle!... sólo hay que salir a buscarlas.

Boulogne Sur Mer y Talcahuano (Tapiales)
Los Nogales y Ricchieri (Tapiales)
Arozarena y Donovan (Tapiales)
Los Nogales y Guanella (Tapiales)
Acuña de Figueroa y Díaz Vélez (Almagro)
Av. Córdoba y Gascón (Almagro/Palermo)


Y por último, Nuestro Héroe JLO, quien no podía dejar de anotarse. Estas son a resaca luego de la última gran entrada toda dedicada a sus hallazgos.

El dorso de un 7 de oros (La Boca)

¿Barracas?


Paseando por La Plata


Si encuentran alguna baraja callejera, ya saben: enviar foto y coordenadas a frodoblog@hotmail.com
¡Uníos!